Reclamación por cláusulas abusivas

Reclamación por cláusulas abusivas
Los despachos de abogados especializados en el ámbito hipotecario, le facilitan gran número de acciones legales con el fin de que sus derechos prevalezcan. Sabido es que las entidades financieras cuentan con grandes equipos de letrados, lo que complicará mucho la vida a los consumidores que, a pesar de tener razón en lo legal, no se asisten debidamente en este aspecto. La reclamación por cláusulas abusivas es una de las acciones que llevan a cabo los especialistas en Derecho Hipotecario.

A la hora de llevar a cabo las hipotecas, las entidades financieras proponen contratos con cláusulas que pueden resultar muy perjudiciales para los consumidores o hipotecantes. Recientes sentencias del Tribunal Supremo han dictaminado lo abusivo de las cláusulas mediante las que se obliga a los hipotecantes a hacerse cargo de los gastos derivados de la ejecución y legalización del plan hipotecario.

En este sentido, cabe recordar que para que una hipoteca se ejecute han de intervenir notarios, gestores o registradores de la propiedad, entre otros profesionales. Así pues, y tendiendo en cuenta lo sentenciado por el Tribunal Supremo, los consumidores se verán en la posibilidad de contar con asistencia legal para recuperar parte de su dinero. El Tribunal considera abusivas las cláusulas al no darse una situación recíproca en la realización de los pagos derivados de la formalización de la hipoteca.

Con la debida atención jurídica, la parte afectada podrá ver cómo esa cláusula firmada durante el contrato de la hipoteca, será nula, teniendo que recibir por ello una compensación. Tal compensación económica fluctuará dependiendo de numerosos factores, sobre todo el valor del préstamo.

Como indicativo general, podríamos considerar que el dinero a percibir por los hipotecantes que efectúen, a través de abogados especializados, la correspondiente reclamación por cláusulas abusivas, será de unos 3.000 €. Los abogados se encargarán de efectuar las correspondientes gestiones en beneficio de sus clientes. La primera gestión sería la reclamación formal a la entidad financiera, reclamación que no suele surtir efecto alguno, por lo que hay que recurrir, en gran parte de los casos, a reclamaciones judiciales.
https: