¿Qué debo saber si soy avalista de un préstamo?

Actualmente es muy común encontrarnos con la figura del avalista, que es la persona encargada de responder económicamente ante la insolvencia de otra. Este tipo de situaciones, aunque sean habituales, conllevan unos riesgos que es conveniente conocer. En estos casos no se trata de un trámite sin más, sino que estamos asumiendo unos riesgos importantes. Si quiere saber más sobre el tema le invitamos a seguir leyendo este artículo que hemos redactado para ayudarle.

Antes de firmar un préstamo como avalista

En primer lugar nos gustaría señalar algunos puntos clave que toda persona debería saber antes de firmar el contrato, tales como los siguientes:
  • Obligaciones como avalista. El avalista responde tanto con sus bienes presentes como futuros. Esto es fundamental conocerlo ya que incluso aunque no tuviéramos bienes en el momento de pagar la deuda, el Banco podría quedarse con los que obtuviéramos en un futuro.
  • Formas de avalar. Existen diversas formas de avalar un préstamo. Algunas de ellas consisten en que se asume únicamente una responsabilidad parcial frente al pago, lo cual supone menos riesgo para el avalista.
  • Por otra parte debemos saber que la deuda de los avalistas, aunque no les pertenezca directamente, les hace constar en la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CRIBE). Si bien este fichero no es lo mismo que una lista de morosos, sí que tiene repercusiones sobre el avalista a la hora de pedir un préstamo o un crédito para nosotros mismos.
  • El avalista va a responder tanto de las cuotas pendientes como de otro tipo de conceptos, como por ejemplo los gastos, penalizaciones, costas, etc.
Por desgracia no siempre se conoce esta información y, como decíamos, pudiera ocurrir que el Banco ni siquiera nos informe sobre ello. Otra situación que puede darse es que la información figure en la ‘letra pequeña’ del contrato, pero esto tiene sus limitaciones a nivel legal. De hecho, se han dado casos de anulación de cláusulas por parte de los Tribunales al determinar que la letra era demasiado pequeña, de forma que se necesitaba una lupa para leerla (Audiencia Provincial de Castellón, 7 de septiembre de 2017).

Requisitos para ser avalista

Las entidades bancarias tienen mucho cuidado a la hora de conceder créditos y de permitir que una persona figure como avalista. Por lo general, para que podamos firmar como avalistas deberemos cumplir una serie de condiciones.

Así, se le exigirá que tenga una cantidad de ingresos suficiente y estable. Podemos demostrarlo con diversas opciones: nóminas, pensiones, fondos propios, etc.
Asimismo es importante no tener ninguna deuda pendiente, ya que en ese caso se reducen las opciones de convertirse en avalista.

En tercer lugar, las entidades bancarias suelen exigir que el avalista tenga un nivel patrimonial suficiente, esto es, que tenga bienes inmuebles libres de cargas. De esta forma se aseguran de que tenemos bienes con los que responder en caso de que fallen las otras opciones.
Finalmente, el avalista debe ser mayor de edad y estar en pleno uso de sus facultades mentales.

¿Y si ya he firmado?

Evidentemente puede ocurrir que no hayamos sido correctamente informados de las características y consecuencias que tienen este tipo de préstamos. Incluso podría haber sucedido que la entidad bancaria haya omitido información importante sobre alguna cláusula. Es entonces cuando puede pedirnos ayuda: desde nuestro Despacho de Madrid estudiaremos su caso y le informaremos de los siguientes pasos que se puedan dar.

Recomendamos a nuestros clientes que soliciten una cita previa, ya sea por teléfono o por internet, para así ofrecerles una atención más rápida y eficaz. Si tiene cualquier duda podrá planteárnosla en todo momento.
https: