Algunos aspectos de la ley 1/2013 de 14 de Mayo

En Ley 1/2013, de 14 de mayo, de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social, se incluyeron algunas cuestiones que afectan al proceso de ejecución de una hipoteca, en aquellos casos en los que tiene como objeto la vivienda habitual, que se constituyen como beneficios para los deudores.

Por un lado, se impone algún que otro límite a los intereses de demora que se devengan como consecuencia del impago de las cuotas del préstamo. Imponiéndose el límite máximo en hasta tres veces el interés legal del dinero y debiendo devengarse sobre el principal pendiente de pago.

Por otro, también se incluyen ciertas novedades en relación al momento en el que se puede iniciar la ejecución de la hipoteca, que no es otro que el momento en el que se produjo el vencimiento de al menos tres plazos, para el caso en el que la periodicidad de estos sea mensual, o en aquel en el que se produjo el vencimiento de un número de cuotas equivalente a la que se devengaría en estos tres.

Por último, el deudor que se vea afectado por una ejecución hipotecaria de su vivienda habitual, podrá aludir al carácter abusivo de algunas de las cláusulas que aparezcan en el contrato, como por ejemplo las de suelo o las de vencimiento anticipado.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE