¿Cómo se presta la protección del registro?

La protección se presta de la siguiente manera:

1) A quien es tercero.

2) Habiendo adquirido mediante negocio jurídico válido.

3) De quien en el Registro figura como legitimado a transferir, (cuando se trate de una propiedad inmatriculada).

4) De buena fe.

5) Por título oneroso.

6) Inscribiendo el título de su adquisición.

Numerosas sentencias utilizan una enumeración parecida (aunque con matices) a la referida anteriormente, si bien haciendo alusión únicamente a la condición de tercero, el cual se encuentra protegido y amparado por el art. 34 de la Ley Hipotecaria. Sin ir mas lejos, la sentencia de 8 de marzo de 1993, recoge una serie de requisitos que han de darse para que la adquisición llevada a cabo por terceros pueda hacerse inatacable.

Dichos requisitos son: [a) que los terceros protegidos sean adquirientes del dominio de un inmueble o de un derecho real limitativo del dominio; b) que tal adquisición se realice de buena fe, es decir, que su adquisición se haya llevado a cabo confiando en lo que el Registro publica; c) que el negocio adquisitivo se encuentre fundado en un título oneroso; d) que el disponente o transferente sea un titular inscrito, es decir, que el tercero o terceros deben adquirir de persona que en el Registro aparezca con facultades para transmitirlo, y e) que ese tercero o terceros incriban a su vez su propia adquisición].

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE