Derechos de los avalistas de un préstamo hipotecario

La figura del avalista o fiador actúa en un préstamo hipotecario como garante de que en el caso de que la persona que ha suscrito un préstamo, el deudor principal, no puede cumplir con las obligaciones que del mismo surgen, este responderá de las mismas.

A esta figura desde la normativa se le reconocen ciertos derechos como son el beneficio de excusión, de división o de orden que desarrollaremos a continuación.

Por un lado, el beneficio de excusión supone que el fiador puede oponerse a que el acreedor hipotecario le reclame a él la deuda generada por el préstamo hipotecario mientras no se haya producido la ejecución de todos los bienes del deudor principal.

En el caso del beneficio de división, actúa como motivo de oposición para el fiador cuando ante la existencia de más de un avalista. Se entiende que, salvo que se haya establecido de otro modo la deuda se reparte de forma mancomunada por lo que si el ejecutante exige más de lo debido, es posible oponer este derecho.

Para finalizar, el orden viene a establecer una enumeración de los avalistas con el fin de que el banco siga la relación prevista en el contrato.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE