Tipos de amortización de hipotecas

La cuota que se debe pagar periódicamente como consecuencia de la amortización de un préstamo hipotecario es uno de los aspectos decisivos a la hora de celebrar este tipo de contratos. Esta vendrá determinada por el tipo de amortización de hipoteca que se utilice.

El método de cuota constante, denominado también método francés, es el más común en los préstamos hipotecarios que se celebran con las entidades bancarias de nuestro país. Su funcionamiento consiste en el pago periódico de una cuota igual e invariable y lo que va modificándose son los intereses y el capital amortizado. En un principio se pacta un interés, el cual es fijo durante un periodo inicial, que normalmente dura un año, y posteriormente este interés se va revisando.

Por otro lado, existe otro sistema de amortización que es el de cuota creciente. En este sistema la cuota va aumentando con el transcurso del tiempo. Su ventaja es que al principio se paga una cuota menor que conforme pasan los años va creciendo.

Por último, el tercer sistema es contrario al anterior, de cuotas decrecientes, en el que la cuota a pagar va reduciéndose con el paso de los años porque los intereses se van reduciendo.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE